La venia: responsabilidad civil entre abogados

Venia responsabilidad civil sustitución

La sustitución de Abogados a través de la correspondiente solicitud de venia al compañero, se contempla en el art. 9 del Código Deontológico de la Abogacía Española, aprobado por el Pleno de 27 de septiembre de 2002, en cuyo párrafo primero establece que para asumir la dirección de un asunto profesional encomendado a otro letrado, deberá solicitar su venia, si no constare su renuncia; y en todo caso, comunicárselo con la mayor antelación posible a su efectiva sustitución.

La venia

Esta figura también se contempla en el art. 26.2 del RD 658/2001, de 22 de junio, por el que se aprueba el Estatuto General de la Abogacía Española, aunque hay que señalar que el Nuevo Estatuto de la Abogacía Española, aprobado en el Pleno celebrado el día 12 de junio de 2013 (proyecto normativo aún pendiente de aprobar por el Ministerio de Justicia) ya en su preámbulo hace constar la supresión de la tradicional venia en los supuestos de sustitución de abogado, pasando a regular esta figura en su art. 61.

Atendiendo a lo anterior, esta figura de sustitución de Abogado supone que el sustituto asume la dirección profesional de un asunto que fue encomendado a otro compañero, e independientemente de si se mantiene la exigencia formal de la venia, lo cierto es que en cualquier caso el Abogado sustituto debe acreditar y comunicar al Abogado sustituido, en alguna forma que permita la constancia de la recepción, el encargo recibido, y éste debe acusar recibo y poner a disposición del compañero toda la documentación y datos relevantes que obren en su poder. El art. 9 del Código Deontológico establece que si fuera precisa la adopción de medidas urgentes en interés del cliente antes de que pueda darse cumplimiento a las condiciones fijadas anteriormente, el Abogado sustituto podrá adoptarlas, informando previamente a su predecesor y poniéndolo en conocimiento anticipado del Decano del Colegio en cuyo ámbito actúe.

Requisitos de la venia

Estas exigencias (comunicación del encargo por un medio que deje constancia de la recepción, acuse de recibo, comunicación al Colegio donde actúe de la adopción de eventuales medidas urgentes, etc.) no son un tema baladí, pues la normativa las establece en aras de la seguridad jurídica, de la buena práctica profesional y de la continuidad en la defensa del cliente. Pero es que, además, también tienen su incidencia en el régimen de la responsabilidad civil del Abogado.

Y es que, en caso de tener lugar esta sustitución de Abogado, ¿en quién recae la responsabilidad civil profesional por los posibles daños que puedan causarse al cliente?

La obligación de hacer frente a la responsabilidad civil por los daños causados recaerá, obviamente, en el profesional cuya actuación negligente haya sido la causa del daño. Por tanto, y aunque la depuración de responsabilidades dependerá del caso concreto, es muy importante llevar a cabo un cumplimiento riguroso de las exigencias comentadas para así facilitar la delimitación de las eventuales responsabilidades del Abogado sustituto y del sustituido.

Información facilitada por Adartia Correduría de Seguros, especialistas en Responsabilidad Civil Profesional.Responsabilidad Civil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y ajenas para añadir funciones (redes sociales) y elaborar estadisticas anónimas (Google). Navegando acepta nuestra Politica de Cookies..

ACEPTAR
Aviso de cookies